Feeds:
Entradas
Comentarios

¿Sabes de qué libro se trata? Entra en http://www.libreriaparamo.com/?p=220 antes del domingo 19 de febrero y, si aciertas, entrarás en el sorteo del libro. Cada semana propondremos una nueva obra, así que, si no quieres perderte ninguna, puedes suscribirte en el formulario que encontrarás a pie de página o indicándolo en el correo que mandes.

FRAGMENTO SELECCIONADO:

“A pesar de mi escepticismo me ha quedado algo de superstición. Por ejemplo esta extraña convicción de que todas las historias que en la vida ocurren tienen además un sentido, significan algo. Que la vida, con su propia historia dice algo sobre sí misma, que nos devela gradualmente alguno de sus secretos, que está ante nosotros como un acertijo que es necesario resolver. Que las historias que en nuestra vida vivimos son la mitología de esa vida, y que en esa mitología está la clave de la verdad y del secreto. ¿Que es una ficción? Es posible, es incluso probable, pero no soy capaz de librarme de esta necesidad de descifrar permanentemente mi propia vida.”

Por favor, no pongas el título en los comentarios.

Tres años llevaban ya los Navegantes del Palomar amurueñados, exiliovarados en el pueblo de Urueña, al pie, como quien dice, del río Sequillo; precisamente desde que, tras salir a la deriva de su País Ecrotaclim,
conocieran a Atiza, que tenía un comercio de libros de viejo en un rincón de la amurallada villa.


En este periodo ellos mismos se habían hecho libreros de lance siguiendo la estela de yeso de Atiza. Ancorados como estaban, afirmaban sin embargo navegar a pesar de todo, pues si en un erial raso y desabrigado de Burgos pudieron antaño hacerse a la mar, sin tenerla de agua salada, sólo por vivir en un palomar que es palo y mar (o maderita y océano), singlaban ahora a toda vela de cera, porque leyendo, sobando libros, descúbrense mil mares y Ulises y porque, además, del líber del árbol, íntimo tejido de su corteza, proviene libro, como de sus recias costilla nacieron los barcos.
Tres años, pues, se habían evaporado de esta manera, cuando tropezaron de súbito, cual un desconocido arrecife en su derrota, con el 2012. Al embestir el casco contra este patoso cayo, no bien moderado todavía el nivel de la crujiente nave libérica, fueron Los Navegantes del Palomar tambaleándose hasta la bitácora donde guardan sus
cartografías, brújulas y compases dadás, apropiadísimos para hacer enflaquecer al más mofletudo de los jeroglíficos. Y desplegándolas, trazando y orientándose, desentrañaron que el patoso encalladero 2012, cuando se escribe con letras, enmascara:

Y nos cede 1.500 líos, el muy ladino bisiesto, porque en los 366 días, que trae, no piensa despejar más allá de 512, o sea 1,3989071 embrollos por jornada, que nada es para los que nos llueven.


¡Ay qué fusco y tenebroso sería todo, si con sus cuadrantes, reglas y pautas dadás, los Navegantes no hubieran descubierto que la mejor manera de deshacer un lío es infiltrarle sigilosamente una “e” y convertirlo en “leo”!… Total, si esos

que nos cede el bisiesto los convertimos en

con leer 4,09836065 libros por día tendremos todo solucionado y un felicísimo e ilustrado

Lucinio Álvarez, aficionado al libro viejo, quedó horrorizado al abrir el presente ejemplar y comprobar el tremendo estrago provocado por la termita. Horror que se transformó en perplejidad, primero, y en la certeza, más tarde, de que no debía leer el libro, pues la termita, en su voracidad, no se había dignado a probar ni una sola palabra. No iba él a ser menos.

Juegos creativos con el colegio «Manuel Azaña»

 

Este próximo sábado hemos preparado dos eventos muy especiales:
– A las 13 h. tendremos en la librería Alejandría al fantástico e inigualable Raúl Vacas, presentando «Señal», su última creación, acompañados de un buen Ribera y de buenos amigos.
– Y a partir de las 20:30 una nueva edición de las Tertulias de la Estufa, en la cafetería el Portalón, esta vez dedicada a los universos paralelos, las dimensiones ocultas, los misterios de la ciencia y la búsqueda de una teoría final.
Sin duda, una buena forma de pasar estos gélidos sábados castellanos.

Esta lectora, cínica por naturaleza, no pudo evitar una estruendosa carcajada al comprobar cómo el cura de Corullón había pagado, a tocateja, la modesta cantidad de 314 pesetas «por corregir los Diez Mandamientos». Hubiese seguido subrayando de no haberse dado cuenta, a tiempo, de que en realidad  todo el texto destilaba la misma impía retranca. En vez de eso, lo escaneó y lo difundió por facebook, aunque, para su sorpresa, fueron muy pocos los que lo comentaron y menos aún los que compartieron.

Muy buenas, este próximo domingo hemos preparado una actividad digna de la
mismísima Scheherezade: té, pastas, cus-cus y un baile muy especial a
cargo de Munshahar. ¡Os esperamos!

DOMINGO 27 DE NOVIEMBRE A PARTIR DE LAS 12:30 h.
EN LIBRERÍA ALEJANDRÍA - URUEÑA (VILLA DEL LIBRO):
- Degustación de té y baklavas
- Recorrido en imágenes sobre la historia de la danza oriental
- 13.30: Actuación de danza oriental de Munshahar
- Comida árabe en el restaurante “El Portalón” (comida, bebida y postre)
TODO POR SÓLO 14 EUROS (entrada libre para la actuación)

SE RUEGA CONFIRMACIÓN PARA LA COMIDA

http://www.ivoox.com/playerivoox_ee_826758_1.html

Félix Rodrigo Mora muestra, a través de sus obras, cómo el triunfo del Estado, que en el último medio siglo se ha hecho casi total, junto con el de las instituciones civiles por él generadas -la gran empresa sobre todo-, está socavando de un modo pavoroso la esencia concreta humana, hasta la subhumanización del sujeto común, devastando los fundamentos mismos de la vida civilizada.
Además, expondrá sus reflexiones sobre el 15 M.
Un ocasión magnífica para participar y debatir sobre estos temas, junto a uno de los pensadores más lúcidos y atrevidos de la actualidad.

Librería Alejandría, Urueña. Domingo 2 de octubre a las 13 h.

Siendo este aspirante a mago poco hábil con los juegos de manos, de tal modo que, en el juego señalado, no conseguía hacer desaparecer la dichosa carta, trató de estimularse marcando la página con un punto de libro «borrador». Al comprobar, tras muchos intentos, que no conseguía «borrar» la carta, optó por cerrar definitivamente el libro y dedicarse al funambulismo, actividad para la que se creía mucho mejor dotado. Murió de un traumatismo a los pocos días.

A %d blogueros les gusta esto: